El Papa usó barbijo, alcohol en gel e hizo una defensa de la salud pública en una audiencia

El papa Francisco pidió a los fieles que cuidaran la salud de otros y la propia durante la pandemia del coronavirus, en una intervención en la que se le vio utilizar barbijo y alcohol en gel..

Francisco se quitó el barbijo al bajar de su auto en el patio de San Dámaso, dentro del Palacio Apostólico, donde reanudó la semana pasada las audiencias públicas semanales tras casi seis meses de interrupción por la pandemia.

Aunque se colocaron sillas separadas en el patio, los pocos fieles en el lugar se arremolinaron en las barreras al paso de Francisco, y algunos se bajaron llos barbijos para llamarle. Al papa, de 83 años y que perdió parte de un pulmón por una enfermedad cuando era joven, le gusta mezclarse con la multitud, pero intentó mantener su distancia e instó a la gente a quedarse en sus asientos para evitar contagios.

El Papa, al bajar del vehículo que lo llevó hasta la plaza (AP).

El Papa, al bajar del vehículo que lo llevó hasta la plaza (AP).

Un asistente puso un poco de desinfectante en las manos del pontífice después de que saludara a la gente y antes de dirigirse a los traductores clericales en el podio. Era la primera vez que se veía al papa en público con barbijo y empleando desinfectante de manos.

En sus declaraciones, Francisco lamentó la aparición de “intereses partisanos» que llevan a algunos países y grupos a intentar quedarse la vacuna para ellos o a impulsar sus intereses políticos o económicos.

“El coronavirus nos enseña que el auténtico bien de cada persona es un bien común, y al revés, el bien común es un auténtico bien para la persona», dijo. “La salud, además de ser un bien individual, es también un bien público. Una sociedad sana es una que cuida de la salud de todos».

Un asistente desinfecta las manos de Francisco (AP).

Un asistente desinfecta las manos de Francisco (AP).

Se esperaba que Francisco se extendiera más en la necesidad de que el mundo busque el bien común tras la pandemia en una próxima encíclica. El papa firmará el documento el mes que viene durante una visita privada a Asís, donde nació san Francisco, de quien tomó su nombre oficial.

 

FUENTE: La Voz

Francisco prepara una encíclica sobre el mundo pospandemia para octubre

Será la tercera como pontífice. Se centrará en la «fraternidad humana» y el título tentativo es «Todos somos hermanos».

El papa Francisco publicará a principios de octubre su tercera encíclica como pontífice, en la que se centrará en el mundo pospandemia con un eje central en la «fraternidad humana», el diálogo interreligioso y posibles caminos frente a una crisis social «agravada y expuesta» por el coronavirus, informaron fuentes del Vaticano.

El nuevo documento papal, cuyo título tentativo es «Todos somos hermanos», estará basado en las reflexiones sobre el coronavirus que Jorge Bergoglio inició durante el confinamiento a inicios de marzo y continuó luego desde inicios de este mes, dijeron fuentes vaticanas.

Según lo informado, el disparador de la nueva encíclica es el diagnóstico del Papa de que la pandemia evidenció una crisis de civilización, además de política, social y económica, por lo que es necesario actualizar la Doctrina Social de la Iglesia y promover reacciones concretas de colaboración entre toda la humanidad, especialmente entre las religiones.

Por eso, el texto profundizará las líneas que Francisco ya estableció en el Documento sobre la «Fraternidad humana por la paz y la convivencia», que firmó el 4 de febrero de 2019 en Abu Dhabi con el gran imán de Al-Azhar, la mayor autoridad de la rama sunnita de la religión islámica.

El 15 de septiembre, días antes de la publicación de la nueva encíclica, el Papa participará con un videomensaje en la Asamblea de las Naciones Unidas, también centrado en las líneas y reflexiones para el mundo pospandemia.

Hoy, en una línea que será profundizada en la nueva encíclica, el Papa consideró que hay una «enfermedad social» que la pandemia ha «expuesto y agravado» y que ha generado, entre otras consecuencias, el agrandamiento de la «brecha entre clases».

La oficina de prensa de la Santa Sede prepara la presentación del documento, en lo que será la próxima conferencia de prensa, para alrededor del 4 de octubre, día de San Francisco.

Desde que inició su pontificado el 19 de marzo de 2013, Francisco ya publicó las encíclicas Lumen Fidei (2013) y Laudato si’ (2015); así como las exhortaciones Evangelii Gaudium (2013); Amoris Laetitia (2016); Gaudete et Exsultate (2018), Christus Vivit (2019) y Querida Amazonia (2019).

 

FUENTE: El Diario de la Republica

Francisco: Información de calidad para comprender los desafíos del mundo

Lo pidió el Papa al recibir a una delegación del semanario belga «Tertio», que tras 20 años sigue inspirando el comportamiento individual, familiar y social de las personas con sus valores.

Al dar su bienvenida a los colaboradores de la revista semanal cristiana «Tertio» de Bélgica, que peregrinaron a Roma con motivo de la celebración de su vigésimo aniversario, el papa Francisco les deseó una fructífera estadía en la ciudad. También se congratuló con ellos por lo que hacen en el ámbito de la comunicación y agradeció a monseñor Smet y Van Lierde sus palabras de presentación.

Francisco comenzó destacando que en la sociedad, la información es una parte integral de la vida cotidiana, y les dijo que cuando es de calidad, “permite comprender mejor los problemas y desafíos que enfrenta el mundo e inspira el comportamiento individual, familiar y social”.

“En particular, es muy importante la presencia de medios de comunicación cristianos especializados en información de calidad sobre la vida de la Iglesia en el mundo, capaces de contribuir a la formación de las conciencias”, agregó.

Después de destacar que el nombre de esta revista semanal, “Tertio”, hace referencia a la carta apostólica de San Juan Pablo II Tertio millennio adveniente, que había escrito con vistas al Gran Jubileo del Año 2000, para preparar los corazones a acoger a Cristo y su mensaje liberador, el pontífice expresó que esta referencia “no es sólo un llamado a la esperanza”, sino que también tiene por objeto “hacer oír la voz de la Iglesia y la de los intelectuales cristianos en un escenario mediático cada vez más secularizado”, para “enriquecerlo con reflexiones constructivas”.

“Buscando una visión positiva de las personas y los hechos, rechazando los prejuicios, se trata de fomentar una cultura del encuentro a través de la cual es posible conocer la realidad con una mirada confiada”, sostuvo.

Francisco afirmó que “es notable la contribución de los medios de comunicación cristianos al crecimiento de un nuevo estilo de vida en las comunidades cristianas, libre de toda forma de preconcepción y exclusión”.

Asimismo, les recordó lo que él manifestó en el Ángelus dominical del pasado 6 de septiembre: “Los chismes cierran el corazón de la comunidad, cierran la unidad de la Iglesia. El gran chismoso es el diablo, que siempre está diciendo cosas feas de los demás, porque él es el mentiroso que busca desunir a la Iglesia, alejar a los hermanos y no hacer comunidad”.

Haciendo alusión a su Mensaje para la 54ª Jornada de las Comunicaciones Mundial de las Comunicaciones Sociales, el Obispo de Roma afirmó que “los cristianos comprometidos en este campo están llamados a poner en práctica de manera muy concreta la invitación del Señor a ir al mundo y proclamar el Evangelio”.

“Debido a su alta conciencia profesional, el periodista cristiano está obligado a ofrecer un nuevo testimonio en el mundo de la comunicación sin ocultar la verdad o manipular la información”, recordó, y citó un escrito suyo de principios de este año: “En medio de la confusión de las voces y de los mensajes que nos rodean, necesitamos una narración humana, que nos hable de nosotros y de la belleza que poseemos. Una narración que sepa mirar al mundo y a los acontecimientos con ternura; que cuente que somos parte de un tejido vivo; que revele el entretejido de los hilos con los que estamos unidos unos con otros”.

El Santo Padre explicó que “el profesional cristiano de la información debe ser, por lo tanto, portador de esperanza y confianza en el futuro. Porque sólo cuando el futuro es aceptado como una realidad positiva y posible, el presente también se vuelve vivible”.

Hacia la conclusión de su discurso, el Papa manifestó su deseo de que estas reflexiones también puedan ayudarnos, especialmente hoy, “a alimentar la esperanza en la situación de pandemia que está atravesando el mundo”.

“Ustedes son sembradores de esta esperanza en un mañana mejor. En el contexto de esta crisis, es importante que los medios de comunicación contribuyan a que las personas no se enfermen de soledad y puedan recibir una palabra de consuelo”, afirmó.

El pontífice renovó su aliento por su compromiso, dando gracias a Dios por su testimonio durante estos veinte años, que han permitido a su revista semanal ganar una buena reputación. Y con las palabras de San Juan Pablo II, del 9 de noviembre de 2002 en su alocución a los participantes en el Congreso nacional italiano de agentes de la cultura y de la comunicación les dijo: “La Iglesia los mira con confianza y esperanza, porque, como protagonistas de los cambios actuales en estos ámbitos, en un horizonte cada vez más globalizado, están llamados a leer e interpretar el tiempo presente y a descubrir los caminos para una comunicación del Evangelio según los lenguajes y la sensibilidad del hombre contemporáneo”.

Por último, y antes de impartirles su bendición apostólica, Francisco encomendó su labor al servicio del encuentro entre el hombre y la sociedad, a la protección de la Santísima Virgen. Y lo hizo con el deseo de que ella vuelva su mirada hacia todos y cada uno de ellos y los ayude a ser fieles discípulos de su Hijo en su profesión.

 

FUENTE: AICA

Papa insta a manifestantes a ser pacíficos y a autoridades a respetar sus derechos

El papa Francisco instó este domingo a los manifestantes de todas partes del mundo a que sean pacíficos y a las autoridades a que respeten sus derechos, sin mencionar a ningún país en particular, en tanto su “ministro de Relaciones Exteriores” se encuentra en Bielorrusia.

“En estas últimas semanas hemos sido testigos de manifestaciones populares de protesta en muchas partes del mundo, que expresan el aumento del malestar de la sociedad civil ante circunstancias políticas y sociales particularmente críticas”, destacó tras la tradicional oración dominical del Ángelus, en el Vaticano.

“Exhorto a los manifestantes a presentar sus demandas de manera pacífica, sin ceder a la tentación de acudir a la violencia, y llamo a todos aquellos con responsabilidades públicas y gubernamentales a escuchar la voz de sus conciudadanos y a cumplir con sus justas aspiraciones, garantizando el pleno respeto de los derechos humanos y las libertades civiles”, añadió el papa argentino.

l secretario de Relaciones con los Estados, o sea, el “ministro de Relaciones Exteriores” del papa, monseñor Paul Gallagher, se encuentra visitando Bielorrusia de viernes a lunes, y allí se reuniría “con las autoridades, civiles y funcionarios de la Iglesia Católica”, señaló el Vaticano el viernes en un comunicado.

Hace ya un mes, Francisco aseguró “seguir con atención la situación pos-electoral” en Bielorrusia, llamando “al diálogo, al rechazo a la violencia y al respeto de la justicia y la ley”.

La polémica reelección de Alexander Lukashenko como presidente bielorruso, en agosto, desató un movimiento de protesta sin precedentes en este país, que ha sido duramente reprimido por las fuerzas de seguridad.

 

FUENTE: La Nación (Paraguay)

El papa Francisco: “El chisme es una peste más fea que el coronavirus”

Las declaraciones del pontífice se produjeron mientras hablaba de un pasaje del Evangelio sobre la necesidad de corregir a los demás en privado cuando hacen algo mal

El papa Francisco dijo el domingo que el chisme es una “peste más fea que el Covid”, que busca dividir a la Iglesia católica.

El pontífice se desvió de su texto preparado para redoblar su frecuente queja sobre chismes dentro de las comunidades eclesiásticas e incluso dentro de la burocracia del Vaticano. Francisco no dio detalles durante su bendición semanal, pero comentó que el diablo es el “chismoso mayor” que busca dividir a la iglesia con sus mentiras.

“El diablo es el mayor chismoso. Siempre está diciendo cosas malas de los demás. Es el mentiroso que intenta dividir a la Iglesia”, dijo Francisco. “Por favor, hermanos y hermanas, tratemos de no chismosear”, agregó. “El chisme es una peste más fea que el Covid. Peor. Hagamos un esfuerzo. Nada de habladurías, nada”.

Un grupo de monjas españolas escuchan el Angelus en la plaza San Pedro del Vaticano (Vincenzo PINTO / AFP)Un grupo de monjas españolas escuchan el Angelus en la plaza San Pedro del Vaticano (Vincenzo PINTO / AFP)

La reflexión de Francisco se produjo mientras hablaba de un pasaje del Evangelio sobre la necesidad de corregir a los demás en privado. “Si algo sale mal, ofrece silencio y oración por el hermano o la hermana que se equivoca, pero nunca chismorrees”, dijo el sumo pontífice.

La jerarquía católica ha confiado durante mucho tiempo en esta “corrección fraternal” entre sacerdotes y obispos para corregirlos cuando yerran sin ventilar los problemas en público.

El papa durante el Angelus de este domingo en Roma. (Vincenzo PINTO / AFP)El papa durante el Angelus de este domingo en Roma. (Vincenzo PINTO / AFP)

En octubre la nueva encíclica

La oficina de prensa del la basílica de San Francisco de Asís dijo el sábado que el papa Francisco visitará el municipio italiano de Asís (centro) el próximo 3 de octubre en privado y firmará su nueva encíclica, titulada “Hermanos todos…”, en la que se espera que reflexione sobre las consecuencias de la pandemia del coronavirus.

Francisco se ha referido en numerosas ocasiones en estos meses a la pandemia, y el pasado 26 de agosto denunció que ha puesto de relieve y agravado problemas sociales, sobre todo la desigualdad. Lo hizo durante la audiencia general, aún sin fieles, en la que también criticó la existencia de una “economía enferma” que lo permite.

El Papa, además, señaló que durante esta pandemia estamos aprendiendo que “nadie se salva solo”. “Hemos entendido que toda elección personal recae en la vida del prójimo, de quienes nos rodean pero también de quienes, físicamente, están al otro lado del mundo”. Y añadió: “Nos mostró la grandeza de la ciencia pero también sus límites”.

El pasado 2 de septiembre, Francisco retomó las audiencias generales con fieles, después de seis meses debido a las medidas de seguridad por el brote, aunque por el momento se celebrarán en el patio de San Dámaso y no en plaza de San Pedro.

 

FUENTE: Infobae

Las históricas reformas del papa Francisco para simplificar la anulación del matrimonio

Es una decisión que muchos católicos alrededor del mundo habían esperado durante años: el papa Francisco anunció este martes nuevas reformas para simplificar el proceso de la anulación del matrimonio eclesiástico.

Las reformas pueden facilitarles a muchos católicos divorciados la posibilidad de casarse nuevamente por la iglesia.

Según la doctrina católica, el casamiento se contrae «para siempre», aunque hay casos en los que la iglesia permite la anulación del vínculo matrimonial.

En la actualidad, sin embargo, el proceso es excesivamente complicado: la mayoría de las anulaciones se llevan a cabo a nivel de la diócesis local (obispos y arzobispos), pero cada decisión debe ser analizada por un segundo tribunal eclesial, aún cuando ninguna de las partes involucradas impugne el hecho.

Tengo el profundo deseo de que, en los casos en que el obispo se convierta en juez, sea bajo la inspiración de Pedro, el garante de la unidad católica en su fe y disciplina

Y una de las primeras medidas anunciadas por Francisco es la eliminación del paso obligatorio por un segundo tribunal.

Basado en el principio de la «salvación de las almas», el pontífice escribió un documento Motu Proprio (que en latín significa «por su propia iniciativa»), donde enuncia las medidas para una eventual reforma al derecho canónico sobre el tema del divorcio entre católicos.

El documento declara a los obispos alrededor del mundo como los principales jueces para tomar esta decisión, aunque hace hincapié en que la unión eclesiástica católica continúa siendo una «sociedad indisoluble».

Y también establece un nuevo procedimiento, «más breve» que el proceso documental actualmente vigente.

Este proceso aplicará en los casos en los que «la demanda de nulidad sea presentada por los dos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro» y «existan circunstancias de hecho o personales, sostenidas por testimonios o documentos, que no requieran de una investigación o una instrucción más exacta y que hagan manifiesta la nulidad«.

«Tengo el profundo deseo que, en los casos en que el obispo se convierta en juez, sea bajo la inspiración de Pedro el garante de la unidad católica en su fe y disciplina», escribió el papa Francisco en su carta titulada «Señor Jesús, juez misericordioso».

Se cree que con estas reformas el proceso, que antes tardaba entre seis meses y un año, podría reducirse a 45 días.

El Papa también pidió que el proceso pudiera realizarse sin ningún costo, excepto el pago «justo» del personal involucrado.

Prerrequisitos

La anulación, que se conoce oficialmente como «decreto de nulidad», es un dictamen con el cual un matrimonio no es válido bajo las leyes de la Iglesia porque faltan ciertos prerrequisitos, como la libre voluntad, la madurez psicológica o la disposición para tener hijos.

La Iglesia católica no reconoce el divorcio para sus 1.200 millones de miembros. Y eso no ha cambiado.

Lo que quiere decir que, para la iglesia, los católicos que se divorcian y se vuelven a casar –en servicios civiles fuera de la iglesia– continúan casados a su primer cónyuge y por lo tanto viven «en pecado» con la segunda pareja.

Esto les impide recibir sacramentos como la comunión y hacer parte de la vida de la comunidad católica.

Y sólo pueden buscar una anulación aquéllos que puedan demostrar su derecho al «decreto de nulidad».

La Rota Romana –el tribunal más alto y que toma la decisión final– ha declarado cerca de 300.000 nulidades matrimoniales en sus 680 años de existencia documentada.

Quienes abogan por una reforma afirmaban que los actuales procedimientos son obsoletos y demasiado complicados, por lo que desalientan a quienes tienen razones legítimas para buscar una anulación.

Además, en algunos países este procedimiento es inaccesible por falta de tribunales de matrimonio y en otros por el dinero que se debe pagar.

Por ejemplo, en Colombia el trámite puede durar entre seis meses y un año, se debe hacer ante una arquidiócesis o una parroquia ubicada en una ciudad capital y tiene un costo puede rondar los US$300.

«Disolver un matrimonio es algo muy serio, no es un carro o una finca. Se requiere alrededor de un año para poder dar respuesta concreta a cada caso: analizar las pruebas, hablar con los testigos», le dijo al diario El Tiempo monseñor Libardo Ruiz, presidente del tribunal eclesiástico colombiano.

El empeño Francisco

La situación de los católicos que se divorcian y vuelven a casar y que desean una total participación en su iglesia es un asunto muy debatido y se espera que sea uno de los principales temas de la agenda en el sínodo de obispos de todo el mundo que se celebrará en el Vaticano el mes próximo.

Desde el inicio de su pontificado en marzo de 2013, Francisco ha dado claras muestras de facilitar el reingreso de los divorciados a la comunidad de la Iglesia católica.

«Es necesaria una fraterna y atenta acogida, en el amor y en la verdad, hacia estas personas que en efecto no están excomulgadas, como algunos piensan: ellas forman parte siempre de la Iglesia», dijo el sumo pontífice durante una audiencia en la Plaza de San Pedro el pasado mes de agosto.

«Los divorciados que se han vuelto a casar no están excomulgadas, como algunos piensan, sino que forman parte siempre de la Iglesia», añadió.

Y el Motu Proprio que fue presentado este martes, precisamente ante la Rota Romana, intentará acercar a esta población que ha tenido dificultades para resolver la nulidad de su vínculo matrimonial católico.

El adiós a Carlos, el zapatero del Papa Francisco

Desde 1980, Carlos Samaria se encargaba de hacerle los zapatos a Jorge Bergoglio, que necesita confeccionarlos en una ortopedia por tener una pierna ligeramente más corta que otra. Como Francisco, dejó de lado una tradición de siglos en el Vaticano y comenzó a usar calzado negro en vez de rojo. “Más que su zapatero, era su amigo”, dice su hija Stella, que recuerda los almuerzos que compartían juntos. Quién era el hombre que vestía los píes del Santo Padre y murió a los 89 años.

Marzo de 2013. Suena el celular de Carlos Samaria. Atiende. Del otro lado se oye una voz conocida. Pero el nombre no es tan familiar.

-Hola, ¿quién habla?

-Soy Francisco…

-¿Qué Francisco?

-¡Bergoglio!!

Dice Stella, la hija de Carlos, que a su papá casi se le cae el celular de la mano de la emoción. Y lo que vino fue maravilloso: “¿Cuándo me va a venir a ver?”, invitó el Papa, que había asumido pocos días atrás. Finalmente, el encuentro demoró unos meses, pero se dió. Y el 24 de septiembre de ese año, en Santa Marta, Carlos y sus hijos Stella y Roberto estuvieron una hora en Santa Marta con Francisco. Por supuesto, Samaria llegó con un regalo muy especial: zapatos negros para el Santo Padre, como lo venía haciendo desde 1980, cuando Bergoglio fue rector del Colegio Máximo de San Miguel, cargo que ocupó durante seis años.

Carlos Samaria, el Papa Francisco y los hermanos Stella y Roberto Samaria el 24 de septiembre en Santa Marta, VaticanoCarlos Samaria, el Papa Francisco y los hermanos Stella y Roberto Samaria el 24 de septiembre en Santa Marta, Vaticano

“¡No me mande más!”, le dijo el Papa risueño en esa oportunidad, para no aprovecharse de la generosidad de Samaria, que jamás le cobraba el calzado ni a los curas ni a las monjas. En el mundo había llamado la atención que el Santo Padre rompiera la tradición de usar calzado de color rojo, el que simbolizaba la sangre de los mártires. El último en usarlos así fue Benedicto XVI, que llegó a usar mocasines de Prada. El Papa argentino optó por los más sencillos, negros, hechos por Samaria en base a una horma 42-43, y con una plantilla porque tiene una pequeña y casi imperceptible diferencia de longitud entre una pierna y otra. “De lo contrario, no hubiera mandado a hacer zapatos a una ortopedia, se lo hubiera comprado en cualquier zapatería”, explica Stella, la hija de Carlos.

En esa reunión en el Vaticano, además, Francisco aconsejó a Roberto, que le preguntó cómo podía recuperar la Fe, y le dijo a Stella, preocupada por el tiempo que les dedicaba: “Ustedes me traen aires porteños”. Fue la última vez que se vieron. Samaria, aquejado por dolores de espalda, no viajó más a Europa. Falleció el 1 de septiembre, a los 89 años, en la Clínica Suizo Argentina, después de estar en coma durante dos meses, cuenta Stella.

La despedida del pueblo natal del padre de Carlos, Porcen di Seren del Grappa. Allí lo consideraban como propioLa despedida del pueblo natal del padre de Carlos, Porcen di Seren del Grappa. Allí lo consideraban como propio

“A papá lo mató la cuarentena”, señala la mujer que le dio seis nietos (Pia, Paz, Gerardo, Teté, Malu y Francisco), igual número que su hermano Roberto (Virginia, Florencia, Pilar, Marina, Guadalupe y Roberto (h)). “Tuvo varios golpes en los últimos tiempos. Hace cuatro años falleció mi madre. Luego le sacaron el brevet de piloto, su único hobbie. Había tenido un ACV mientras volaba y se perdió. Se recuperó, pero tuvo otros, e infartos. Después no le renovaron el registro, y no manejar fue otro golpe para él”, explica.

Los Samaria son oriundos de Porcen di Seren del Grappa, un caserío en la provincia italiana de Belluno, en la región alpina del Véneto. El padre de Carlos, Virginio, llegó a la Argentina después de la Primera Guerra Mundial y se estableció en el barrio de Floresta, donde se agrupaban los inmigrantes de esa región. Poco después arribó su mujer, María, que se apellidaba De Cet, como la mitad de los habitantes de Porcen. Era carpintero, pero su hijo no continuó la tradición.

Jorge Bergoglio y Carlos Samaria en la Ortopedia Alemana, en uno de los almuerzos que compartíanJorge Bergoglio y Carlos Samaria en la Ortopedia Alemana, en uno de los almuerzos que compartían

Después de un tiempo de trabajar con su padre, Carlos cambió de oficio y comenzó a acompañar a su cuñado, de apellido Novelli, en su casa de ortopedia. De lleno en ese rubro, conoció a Jorge Schubert, dueño de la ortopedia Atlas Alemana, a quien le proveía de mercadería. Se abrió de su cuñado y, con el tiempo, le compró el negocio a Schubert. El único cambio que hizo fue quitarle el “Atlas” al nombre.

En 1954 se casó con Amelia Martínez. Y ocurrieron dos cosas. Por un lado, lo que fue una tragedia para muchos trocó en beneficio para él: se desató la epidemia de polio y los productos ortopédicos fueron muy requeridos. Por otro, cuenta Stella, “a mi mamá se le disparó una enfermedad post parto, algo mental. Y mi papá se volcó de lleno al trabajo para pagarle los mejores médicos. Le empezó a ir muy bien, pero no tenía descanso: sábados y domingos se lo pasaba recorriendo centros de rehabilitación…”

Carlos Samaria en su cumpleaños 80, junto a su esposa Amelia y su hija StellaCarlos Samaria en su cumpleaños 80, junto a su esposa Amelia y su hija Stella

 

El trabajo de Carlos dio sus frutos, y pronto se diversificó. Hoy trabajan unas 500 personas allí. “Compró otro local en la calle Montevideo, donde había un petit hotel. Y luego campos. Siempre apostó al país”.

Desde aquel primer encuentro con Bergoglio en 1980 en el Colegio Máximo de San Miguel quedó una amistad. Ambos eran de Flores, los dos hablaban en un italiano fluido y los bienes materiales no los desvelaban: Carlos, hasta que pudo manejar, andaba en una camioneta modelo ’80. Comenzaron a verse en almuerzos que tenían periódicamente en la Ortopedia. Samaria, además, realizó numerosas donaciones a la Iglesia, incluida la casa de sus padres, ubicada en la calle Montes al 4100, cuando Bergoglio era Arzobispo de Buenos Aires. Carlos Samaria hubiera cumplido 90 años el próximo 24 de diciembre. Y en cada paso que dé, el Papa llevará consigo el recuerdo de su zapatero. De su amigo.

 

FUENTE: Infobae

Vaticano lanza manual para gestionar denuncias sobre abusos

El Vaticano publicó este jueves por iniciativa del papa Francisco un manual para los eclesiásticos con directivas sobre el procedimiento a seguir a la hora de investigar casos de presunto abuso sexual contra menores de edad dentro de la Iglesia.

Reunidos en un vademecum, estos documentos constituyen un «instrumento» destinado a ayudar a las autoridades locales de la Iglesia en la «delicada tarea de llevar adelante correctamente los casos» que impliquen a religiosos «cuando son acusados» de abuso sexual a menores, explicó el cardenal español Luis Ladaría Ferrer, el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, en un comunicado.

El papa argentino, que ha convertido la lucha contra las agresiones sexuales en la Iglesia católica una de las prioridades de su pontificado, convocó en febrero de 2019 una cumbre sin precedentes que reunió a 115 presidentes de conferencias episcopales.

En aquella ocasión se comprometió a «dar directivas uniformes para la Iglesia», evocando referencias legales ya en vigor en el plano civil y canónico.

Los documentos publicados el jueves no proponen nuevas reglas, ni pretenden que la justicia de la Iglesia católica reemplace a la justicia civil sobre el abuso sexual, subraya el Vaticano.

El Vaticano redactó un formulario para señalar el delito. El responsable debe informar de la identidad del sacerdote sospechoso, sus diferentes ministerios, la fecha de los hechos y el nombre de la o las presuntas víctimas, las medidas adoptadas por la autoridad eclesiástica así como, en caso de procedimiento penal, el nombre del fiscal y los abogados designados.

Desde hace varios años, la Iglesia católica se encuentra en plena tormenta con las revelaciones constantes de escándalos de agresiones pederastas cometidas durante décadas por sacerdotes o religiosos, a menudo cubiertos por la jerarquía en varios países, en particular Estados Unidos, Chile o Alemania

 

FUENTE: Diario las Américas

Hermanos todos: el Papa escribió una encíclica sobre la fraternidad que firmará en Asís el 3 de octubre

Tal como había adelantado el 27 de agosto pasado un obispo italiano, el Vaticano confirmó hoy que el papa Francisco escribió una nueva encíclica sobre la fraternidad y la amistad social, que firmará el 3 de octubre próximo en Asis, tierra del santo del que tomó el nombre y patrono de Italia, cuya fiesta se celebra al día siguiente.

Fratelli tutti (Hermanos todos), sobre la fraternidad y la amistad social, es el título de la nueva encíclica del exarzobispo de Buenos Aires, la tercera de su pontificado luego de Lumen Fidei (La Luz de la Fe), escrita a cuatro manos con su predecesor, Benedicto XVI, papa emérito (2013); y Laudato Sí, sobre el cuidado de la casa común (2015).

Francisco viajará en la tarde del 3 de octubre hasta Asís -su primera salida de Roma desde el inicio de la emergencia por coronavirus-, donde después de celebrar una misa ante la tumba de San Francisco, en el subsuelo de la Basílica, firmará la nueva encíclica, informó el Vaticano.

«Debido a la situación sanitaria, es deseo del Santo Padre que la visita se realice de forma privada, sin participación de fieles», indicó Matteo Bruni, director de la Sala de Prensa.

En febrero de 2019, en su viaje apostólico a Emiratos Árabes Unidos, Francisco firmó en Abu Dhabi un documento sobre la Fraternidad Humana, por la paz mundial y la convivencia común, junto al Gran Imán de Al Azhar, Ahmad Al-Tayyib, en el que se indicó la importancia de la cultura del diálogo, la colaboración y el conocimiento recíproco, considerado un hito en las relaciones entre el cristianismo y el Islam.

En Hermanos todos, según pudo saber LA NACION, el Papa fue más allá en la reflexión sobre este crucial tema desde la perspectiva cristiana en un momento mundial de grandes conflictos sociales en todo el planeta y justo en momentos de pandemia, en los que, como ya dijo en varias ocasiones, «nadie se salva solo». El título y las primeras palabras de la nueva carta encíclica, Hermanos todos, pertenecen a San Francisco de Asís, como Laudato Sí (Alabado Seas).

«Con gran alegría y oración esperamos la visita privada a Asís de papa Francisco, una etapa que pondrá en evidencia la importancia y la necesidad de fraternidad», comentó padre Mauro Gambetti, custodio del Sagrado Convento de Asís.

 

FUENTE: La Nación

El Papa hablará en la ONU sobre la pospandemia

El eje de su discurso será la salida a la crisis sociosanitaria por la pandemia y la crisis de las economías por las deudas

El semanario español Alfa y Omega anticipó que el pontífice grabará un mensaje para la apertura del 75 período de sesiones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El eje de su discurso será la salida a la crisis sociosanitaria por la pandemia y la crisis de las economías por las deudas

Según indica la nota de Alfa y Omega -firmada por Lucas Schaerer- fue un diplomático, quien pidió reservar su identidad, quien anticipó a este cronista la novedad que será noticia el próximo 15 de septiembre, en Nueva York, donde se concentra la representación de 193 países miembros de la ONU.

“De una crisis se sale o mejor o peor. Depende de nosotros. No podemos, en el orden mundial y local, repetir los mismos modelos socioeconómicos de hace un año atrás, ni tampoco ajustarlos o barnizarlos un poquito. Eso sería salir peor”. Este es el eje central del discurso que está elaborando Francisco, la salida a la crisis sociosanitaria por la pandemia y la crisis de las economías por las deudas.

Un jesuita que trabaja en la Santa Sede, uno de los pocos que no está disfrutando de vacaciones, confirmó a este cronista el mensaje papal al pleno de la ONU, un hecho que será agenda mediática mundial en poco más de un mes, y que promete sumar a la salida de la pospandemia un segundo eje del discurso, que es la condonación drástica o total de la deuda externa de los países periféricos.

El diplomático está organizando un encuentro sobre pandemia, cambio climático y pobreza. El pontífice le confirmó su disposición a trabajar de manera conjunta, a través del grupo de reflexión y trabajo que constituyó en el Vaticano, grupo que coordina el sacerdote argentino Augusto Zampini.

La Asamblea General de la ONU donde expondrá el Papa su mensaje, que será por vídeo, estará presidida por el embajador de Turquía, Volkan Bozkir.

El pasado 20 de diciembre, en el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre se encontró con el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres. Ese fue el momento que tuvieron ambos líderes para grabar juntos un vídeo donde clamaron por poner fin a la carrera armamentística y el rearme nuclear.

La unidad de la Santa Sede y la ONU tuvo su máxima expresión en septiembre de 2015 con la presencia física de Francisco, una acción que definió el liderazgo mundial del Papa en la firma de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030.

 

FUENTE: Aica